<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=101295964057468&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">
CERRAR
Simula tu crédito
TELÉFONO: 551-204-1254 E-MAIL: contacto@yave.mx
Simula tu crédito

El refinanciamiento de un crédito hipotecario, también conocido como mejora de hipoteca, tiene una finalidad muy específica: mejorar las condiciones actuales de una hipoteca. 

Entre sus principales beneficios destacan: reducir la tasa de interés —lo que se traduce en una mensualidad menor—, obtener plazos más amplios con mensualidades más bajas y terminar de pagar más rápido el crédito.

Antes de comenzar tu mejora de hipoteca, te recomendamos darle un vistazo a esta guía para hacerlo con éxito. ¡Sigue estos pasos!

1. Analiza si es el mejor momento para mejorar tu hipoteca

Existen 3 razones por las que deberías pensar en un refinanciamiento hipotecario:

  • Las perspectivas económicas apuntan a un movimiento en las tasas de interés —situación actual, en la que se ofrecen tasas más atractivas—.
  • Tu score crediticio ha mejorado y eres elegible a una nueva hipoteca con una tasa de interés menor.
  • Te gustaría cambiar de institución financiera porque la actual no te brinda el servicio deseado o el tipo de pago ya no te conviene. 

Muchas instituciones condicionan los créditos hipotecarios con la contratación de otros servicios, como la domiciliación de la nómina, seguros, etcétera. Cambiar tu crédito hipotecario con otra institución te permitirá prescindir de estas condiciones, teniendo mayor libertad para hacer uso de tus recursos económicos y contratar los servicios que quieras con quien quieras.

Nota: Debes considerar que existen dos requisitos clave para mejorar tu hipoteca: tener un buen historial crediticio y comprobar ingresos adecuadamente. Si tu historial en Buró de Crédito no es el mejor en estos momentos, te invitamos a leer este artículo que explica los pasos a seguir.

2. Piensa en el objetivo de mejorar tu hipoteca

Según tu situación actual, puedes elegir:

  • Reducir la mensualidad de tu crédito al máximo, aumentando el plazo.
  • Reducir la mensualidad de tu crédito, manteniendo el plazo.
  • Reducir el plazo de tu crédito para terminar de pagar antes.

También puedes cambiar tu crédito de UDIS o VSM (UMAS) a pesos, en caso de que tu hipoteca aún se encuentre con alguno de estos tipos de pago. 

Te recomendamos aplicar a varias instituciones y comparar. Recuerda enfocarte en el CAT (Costo Anual Total), así como en buscar que la institución te permita financiar la comisión por apertura dentro del crédito. 

Nota: Analiza las tablas de amortización de las distintas instituciones y cerciórate de que existe un verdadero ahorro en la nueva suma de mensualidades. Aquí puedes conocer los pasos para estimar los ahorros de tu refinanciamiento.

3. Elige la mejor institución financiera

Optar por el mejor producto para refinanciar o mejorar tu hipoteca es tan importante como saber elegir la mejor institución financiera. 

Recuerda que, más allá de las tasas, existen otros factores sumamente importantes, como la rapidez en el proceso, los requisitos, la flexibilidad y el nivel de asesoría. Además, es esencial analizar cada propuesta que recibes, toda vez que detrás de una buena tasa pueden haber engaños y letras chiquitas.

Nota: Pon mucha atención al proceso. Lo ideal es encontrar una opción que te brinde ahorros garantizados, pero también, un proceso rápido y eficiente, transparencia, asesoría personalizada y estado de cuenta con visibilidad completa. Para conocer las diferencias entre Yave y un banco tradicional, da clic aquí

Mejora tu hipoteca

¿Tienes un crédito Infonavit?

Por muchos años, el Infonavit representó la mejor opción para comprar casa, especialmente para los trabajadores con dicha prestación. Si bien solía ser uno de los financiamientos más flexibles en algunos requisitos —como el comportamiento crediticio en Buró de Crédito—, en realidad, se convirtió en uno de los créditos más caros para comprar casa.

Comencemos con un factor importante: la tasa de interés. Todos sabemos que la tasa es un factor crucial cuando de créditos hipotecarios se trata. Desafortunadamente, los créditos Infonavit fueron otorgados por muchos años con una tasa establecida del 12% y plazos amplios que, aunque en su momento parecían buena idea, con el paso de los años se transformaron en una deuda interminable.

Si a eso sumamos el tipo de pago, que en diversos casos se dio en VSM (Veces Salario Mínimo) o UDIS (Unidades de Inversión), que cambian según el incremento de los precios —es decir, de la inflación—, tenemos como resultado un crédito aún más difícil de pagar.

Si tu crédito cumple con estas características, te tenemos una buena noticia. La mejora de hipoteca también está diseñada para favorecer a las personas con este tipo de crédito. 

Nota: Es importante que consideres los gastos que implica el cambio de tu hipoteca, toda vez que deberás cubrirlos al inicio del refinanciamiento. Estos son: el avalúo, los gastos notariales y la comisión por apertura. Para conocer a fondo qué cubre cada uno de ellos, te invitamos a leer este interesante artículo

¿Aún tienes dudas?

 

*Consulta Términos y Condiciones

avatar

Yoselin Martínez

Content Manager en YAVE. Comunicóloga egresada de la UAM Xochimilco y ganadora del Premio Nacional de Trabajos Recepcionales CONEICC 2015. Disfruta viajar a la playa y pasar tiempo en familia.

Dejar comentario